Organizar menús semanales

con No hay comentarios

El curso escolar ya es una realidad, el orden se impone en todos los ámbitos del hogar y es muy recomendable organizar menús semanales. 

Encajar horarios para reunir a la familia en las principales comidas del día será complicado, por la imposibilidad de conciliar horarios en caso de que nuestros hijos estén en etapas escolares diferentes. Es muy probable, por tanto, que acabemos comiendo a las 13:30h con el que cursa Primaria y tengamos que dejar la comida preparada al “mayor”, mientras llevamos al pequeño al colegio. Esta situación se mantendrá mientras alguno de los progenitores se haga cargo de los niños, si su trabajo se lo permite. En el peor de los casos, se quedarán a comer en la escuela.

Como no somos súper mamas ni súper papas sin una capa, ¡vamos a por la capa! Disfrutar de una correcta alimentación familiar sin acabar agotadas ni ser víctimas del estrés, requerirá algunos trucos prácticos que nos ayuden a organizarnos y a mantener una actitud positiva, al tiempo que involucrarán a los peques en actividades didácticas y divertidas.

  • Elaboraremos las comidas semanales de lunes a viernes con la participación de todos los miembros de la familia.
  • Con la lista de la compra en mano, iremos juntos al supermercado.
  • Los sábados por la mañana toca rellenar la despensa y la nevera.
  • Una vez esté todo en casa, nos será mucho más fácil no caer en la tentación de las comidas fast food y todo rodará de maravilla.

Elaborar un menú semanal y reservar un par de horas a la semana para preparar todas las comidas, etiquetarlas y congelarlas mejorará tu calidad de vida.

Si no tienes tiempo de cocinar entre semana, aprovecha tu menú semanal y resérvate un par de horas para preparar todas las comidas, etiquetarlas y congelarlas. Aunque te ocupe dos o tres horas de un día festivo, lo agradecerás en calidad de vida cuando parezca que algún gnomo te ha cocinado.

Si tus hijos se quedan a comer en el colegio, recibirás los menús con antelación y podrás repetir la operación, equilibrando su menú. ¡Variedad ante todo!

Si estás pensando qué comidas elaborar para dejarlas hechas y congeladas, a continuación te sugiero algunas ideas. Ten en cuenta que deberás complementarlas con verduras y frutas frescas. En el caso de las verduras crudas, podrás preparar una ensalada al momento si las limpias y las cortas por separado, reservándolas tapadas en el frigorífico.

Sugerencias de comidas para congelar:

  1. Legumbres cocidas con verdura y trocitos de proteína al gusto.
  2. Macarrones a la boloñesa.
  3. Pasta sin ningún tipo de salsa a la que, una vez descongelada, le podremos añadir salsas (pesto, rabiata…) u otros ingredientes.
  4. Arroz (ideal por raciones) para preparar, por ejemplo, arroz a la cubana.
  5. Todo tipo de carnes estofadas.
  6. Pescados con sanfainas o salsas que lo cubran y eviten que se resequen.
  7. Verduras hervidas que posteriormente podrás saltear con ajo y un poco de aceite.
  8. Los bocadillos de los niños ya elaborados para toda la semana.

Montse Alives

Técnico en Dietética y Nutrición

Dejar un comentario