Alimentación saludable para los hijos

con No hay comentarios

alimentación saludable para los niñosEn este periodo de la vida radica en gran medida “la herencia” que enseñamos a nuestros hijos. Ellos aprenden y normalizan el ejemplo que practicamos en casa. De este modo, si les mostramos hábitos alimenticios saludables, probablemente los seguirán para siempre.

Hoy día está muy de moda clasificar los alimentos por sus propiedades nutritivas, sin tener en cuenta aspectos de igual o mayor importancia.

En mi opinión, todos los alimentos son saludables si los consumimos frescos y variados. Y será “qué, cuánto, cuándo y cómo” comamos lo que determine una buena alimentación.

¿Cómo cocina mamá y/o papá?, ¿qué  compramos en el supermercado para nuestros hijos?, ¿qué ejemplo les damos frente a la comida?. ¿Les premiamos con comida basura?. ¿Comemos lo mismo que ellos?, ¿respetamos los horarios de las comidas y nos sentamos todos juntos en la mesa, sin el televisor?

Las comidas y las cenas son momentos para reunir a toda la familia, disfrutar de la compañía y comer las mismas cosas. Ése y no otro es el mayor ingrediente, el más valioso y el que no encontraremos en ningún alimento.

Si un niño desde la infancia ve que sus padres comen cualquier cosa, en cualquier lugar y sin un horario fijo, automáticamente pensará que eso es lo normal.

Sin querer, los padres consentimos a nuestros hijos con comidas no saludables, o inclusive les premiamos con una Burguer si se portan bien o sacan buenas notas. Éste es el peor error que podamos cometer, pues les enseñamos que comer mal es un gran premio.

Por otro lado, es habitual obligar a los niños a comer determinados alimentos, como por ejemplo la verdura, y castigarles si no lo hacen. Jamás debemos interrelacionar la comida con las emociones porque a lo largo de la vida, cuando el niño sea adulto, buscará el afecto o el cariño en aquello en lo que le programaron. ¿Por qué cuando estamos tristes nos apetece chocolate?, ¿de pequeña/o, alguna vez o a menudo, tus padres te premiaban con un capricho dulce? Recuerda que la comida nutre y los afectos deben rodear la mesa,  jamás los entrelaces. Si desvinculamos la parte emocional de la alimentación, cuando seamos adultos será mucho más fácil no refugiarse en hábitos distorsionados ni apegarnos a la comida.

alimentación saludable para los hijos

Jamás debemos interrelacionar la comida con las emociones porque a lo largo de la vida, cuando el niño sea adulto, buscará el afecto o el cariño en aquello en lo que le programaron.

Por tanto, la etapa infantil es ideal para disfrutar en familia de una alimentación variada, sin excluir ningún grupo alimentario. Para optimizar el correcto desarrollo de los niños, recomiendo potenciar las proteínas de calidad (pollo, pavo, ternera, cerdo, huevos, pescados…) y alejar las pseudo proteínas que florecen cada día más en los supermercados, tipo frankfurt, nugget, surimi y sucedáneos rebozados que dicen ser pescado, pollo o fiambres de vuelta y vuelta.

Es de vital importancia ingerir a diario carbohidratos complejos (pan y pasta de grano entero, legumbres, guisantes, arroz integral, quinoa, avena…)  y desterrar del consumo habitual los carbohidratos malos (bollería, pasteles, panes azucarados, chucherías, bebidas azucaradas…)

Por último, no olvidemos fomentar el consumo diario de fruta y verdura, con nuestro ejemplo y sin obligar. Es imprescindible para que nuestros hijos ingieran la fibra y las vitaminas diarias que necesitan.

Montse Alives

Montse Alives

Técnico en dietética y nutrición

Dejar un comentario