Criar sin complejos para una maternidad feliz

con No hay comentarios

 

Criar sin complejos

ENTREVISTA A Mª ANGUSTIAS SALMERÓN RUIZ

Pediatra y Doctora en Medicina, Unidad de Medicina de la Adolescencia del Hospital Universitario La Paz y del Hospital Ruber Internacional.

Autora de Criar sin complejos (Editorial Edaf, marzo de 2018)

«La presión de ser perfectos hace que muchos padres mientan sobre sus experiencias para no ser juzgados.»

Maria Angustias Salmeron Ruiz

Desterrando mitos y bajo el lema: «Tranquiliza, arropa, rompe con los mitos y da seguridad», la pediatra Mª Angustias Salmerón nos adentra en la trepidante aventura de la maternidad con su libro Criar sin complejos. Una guía para padres con sensibilidad y rigor científico sobre el proceso emocional del embarazo, el postparto o la necesidad de contacto como primera experiencia afectiva del bebé.

¿Criar sin complejos responde a las principales inquietudes de la primera maternidad?

Criar sin complejos es el libro que a mí me habría gustado tener cuando fui madre por primera vez. En aquel momento yo ya era pediatra, pero la pediatría no me ayudó a la crianza, todo lo contrario. Tenía que hacer frente a mis dudas de mamá (no es lo mismo un bebé que tu propio hijo) y escuchar la frase «pero si eres pediatra, cómo no lo sabes». Así nació mi blog «Mi mamá ya no es pediatra». Empecé a buscar bibliografía científica sobre los temas de crianza y vi mucha información que necesitaba compartir para que ninguna familia volviese a sufrir lo que yo había pasado.

¿Qué descubriste en tu búsqueda?

Mucha literatura sobre crianza se posiciona, te juzga, parece que tienes que ser de los que deja llorar a los niños para que aprendan a dormir o de los que se resignan a no hacer nada, pero nadie explica cuál es el proceso madurativo del sueño del bebé, nadie explica qué es un bebé, nadie les da voz. Criar sin complejos pretende explicar a los padres cuáles son las necesidades del bebé y cómo maduran para entender que muchas cosas de las que vivimos en los tres primeros años de vida son normales, no son culpa de nadie, forman parte del proceso madurativo por el que pasan todos los niños.

Criar sin complejos
Criar sin complejos

¿Cuáles son los principales aspectos que abordas en Criar sin complejos?

Cuento el proceso de ser padres desde que llega la noticia de un test de embarazo positivo hasta los tres años de vida. Criar sin complejos se divide en ocho capítulos: la necesidad de ser padres, el vínculo, el contacto con el bebé, el sueño, la alimentación, el crecimiento, el cuidado y los primeros auxilios.

¿Priorizamos nuestras necesidades como padres a las del bebé? 

Es importante conocer las necesidades del bebé y vivir con tranquilidad su proceso madurativo. El problema es que la mayoría de los libros de crianza intentan explicar qué tenemos que hacer, y la posibilidad de error es infinito porque cada familia es un mundo y no hay recetas mágicas. Sin embargo no nos explican qué es un bebé, qué necesita, cómo madura y cómo esas necesidades compiten con las nuestras. Si sabemos «cómo funcionan» los bebés podremos entenderlos y acompañarlos desde la tranquilidad y el respeto y disfrutar de ellos.

Pocos libros de crianza nos explican qué es un bebé, qué necesita, cómo madura y cómo esas necesidades compiten con las nuestras.

¿Cómo influyen los mitos y estereotipos en la crianza de los hijos? 

Depende de cada familia, no a todas les afecta del mismo modo. En general, es difícil hacer frente a los mitos con la inexperiencia y las incertidumbres de la primera maternidad. Muchos padres primerizos se sienten agobiados y presionados por la cantidad de información contradictoria que reciben y no saber a qué o a quién hacer caso. Se sienten perdidos y muchas veces frustrados. La mayoría de los mitos hacen referencia a una necesidad del bebé que entra en conflicto con la del adulto y no explican por qué el bebé actúa así sino que tu bebé se comporta así porque tú no lo haces bien. Un paradigma de esto es la frase «No cojas al bebé, que se acostumbra».

Criar sin complejos
Criar sin complejos

«Es difícil hacer frente a los mitos con la inexperiencia y las incertidumbres de la primera maternidad.»

Existe un amplio debate en torno a la lactancia.

La lactancia materna tiene múltiples beneficios y hay que divulgarlos pero no siempre es la mejor opción para una familia en concreto. La lactancia es elección de los padres pero en la actualidad no se vive como una elección, sino como una obligación. Hay tanta controversia que se ha creado un tabú y eso impide que los temas se traten en profundidad, lo que es altamente y contraproducente. Es importante explicar a los papás que el biberón es a demanda al igual que la lactancia materna, que es preciso darlo en íntimo contacto y también permitir que tu bebé te toque piel con piel…

«La lactancia materna tiene múltiples beneficios y hay que divulgarlos pero puede no ser la mejor opción para una familia.»

El sueño del bebé genera especial controversia.  

El colecho y la cuna son una elección, siempre que se hagan de forma segura. Muchos padres no saben que una cuna no puede tener protectores, sábanas encimeras, edredones ni peluches porque aumentan el riesgo de asfixia del bebé y es tan peligroso como hacer un colecho inseguro (dormir en un sofá con el bebé). Es decir, que el debate se queda en la superficie, en manos de defensores y detractores y lo importante nadie lo explica.

«Tanto el colecho como la cuna son una elección, siempre que se hagan de forma segura.»

Cuando un adulto afirma «anoche dormí como un bebé», a qué hace referencia. Tu hijo sabe dormir desde que nace, sólo que por su inmadurez tiene unos ritmos diferentes y mayor cantidad de sueño ligero, compitiendo directamente con las necesidades del adulto. Todos los bebés lograrán conciliar el sueño de forma autónoma y dormirán toda la noche sin necesidad de aplicar ningún “método”. Una adecuada higiene del sueño y un sueño seguro ayudarán a que lo consigan con mayor rapidez.

Criar sin complejos
Criar sin complejos

En Criar sin complejos pones énfasis en la importancia de alimentar con actitud positiva.

La alimentación sana y equilibrada depende no solamente del con qué se alimenta al niño, sino también del cómo, cuándo, dónde y quién lo alimenta. Si el tiempo que se dedica a la comida lo entendemos como una oportunidad de aprendizaje, de disfrutar en familia para intercambiar opiniones y llenar la mesa de complicidad, cariño y empatía, se evitará la mayoría de problemas relacionados con la comida.

«Si el tiempo que se dedica a la comida lo entendemos como una oportunidad de disfrutar en familia y llenar la mesa de cariño y empatía se evitará la mayoría de problemas relacionados con la comida.»

También reivindicas los beneficios de «crecer en el suelo»…

Es mágico dejarse sorprender por la forma en la que un hijo va madurando a nivel físico y emocional. Es realmente un arte escuchar sus necesidades y aportar lo que requiere en cada momento. Acompañarlo en su desarrollo no es tarea fácil porque cada niño tiene un temperamento y una personalidad diferente.

Si sabes cómo estar presente en sus vidas, “poco” tendrás que hacer: responder a sus demandas y dejar que sean “niños de suelo”. El suelo es el lugar natural para los niños que les permite explorar su mundo poco a poco y sin prisas, es el lugar que está adaptado a lo que necesitan en cada momento. En este viaje son malos compañeros la sobreestimulación, el uso de pantallas y la sobreprotección, ¡aléjate tanto como puedas!

«El suelo es el lugar natural para los niños que les permite explorar su mundo poco a poco y sin prisas.»

Como exploradores que son, se exponen a más golpes, más heridas…

En esta etapa, los niños son grandes exploradores y los golpes y las heridas están al orden del día. Además, los niños menores de tres años enferman con frecuencia porque tienen que fabricar sus defensas. En «Criar sin complejos» dedico un capítulo a urgencias pediátricas con recomendaciones científicas para saber qué hacer y qué no hacer ante diferentes situaciones, como la fiebre, los golpes en la cabeza, las heridas, las intoxicaciones o los atragantamientos.

Criar sin complejos
Criar sin complejos

¿Hemos idealizado la maternidad?

Hemos perdido los referentes. Ya no es habitual ver cómo otros padres cuidan y crían a sus hijos. La presión de ser perfectos hace que muchos padres mientan sobre sus experiencias para no ser juzgados. La maternidad y la paternidad al igual que cualquier esfera de la vida tiene su parte dulce y su parte dura y amarga. Los momentos de cuidado son otra forma de comunicarnos con nuestro hijo, de mirarnos, de sonreír, de ser cómplices, de disfrutar, de conocernos…La confianza, el amor y el respeto no comienzan en la adolescencia, sino en la cuna. Si en los primeros años de vida somos el principal apoyo de nuestros hijos, lo seremos para siempre.

«Muchos padres primerizos se sienten agobiados y presionados por la cantidad de información contradictoria que reciben.«

¿Se da un exceso de pautas en la educación?

Hay un exceso de protección pero a la vez muchos niños se sienten solos. Los niños necesitan explorar, equivocarse, caerse, vivir las consecuencias de sus decisiones, tener límites, frustrarse, discrepar con los compañeros de clase… con unos padres presentes en sus vidas que los conozcan mejor que nadie y les ayuden a levantarse sin darles todo hecho. Si no tienen la oportunidad de aprender cómo es el mundo poco a poco cuando lleguen a la edad adulta serán personas inseguras, miedosas, con unas expectativas irreales de la vida, con dificultades para decir lo que necesitan y lo que piensan. Seguirán siendo «niños» porque no aprendieron a caminar solos por la vida.

Ser padres es un arte que se aprende con el tiempo, lleno de errores y rectificaciones, de modo que han de disfrutar de lo mejor y de lo más duro de esta etapa.

Yolanda Sarria Viñolo

Yolanda Sarria Viñolo

Periodista

Dejar un comentario