El juego en el niño

con No hay comentarios

El juego en el niñoEl juego en el niño es una actividad imprescindible para su correcto desarrollo. Desde que nace, inicia un largo camino hacia la independencia a través de un espacio de seguridad, que viene representado por el juego.

El juego es el primer modo que tienen los niños de comunicarse con el entorno. Le permite acercarse al mundo externo, transformarlo e incluso inventarlo a través de la imaginación, base de la capacidad creativa e indispensable para el crecimiento personal y la adquisición de los aprendizajes escolares.
El papel del juego en el desarrollo psíquico del niño es crucial para su maduración psíquica, pues le ayuda a adueñarse y a digerir las situaciones dolorosas, a procesar sus miedos y ansiedades, el temor al abandono y al castigo.

El bebé, cuando nace

El juego en el niñoEl bebé se inicia en el juego prácticamente desde que nace a través de sus padres y personas cuidadoras. Cuando éstas le cambian los pañales, le bañan, le alimentan o le acarician, interactúan con él con gestos, palabras, mimos y caricias que le preparan para un pre-juego (pre-juguete)

El juego, con 1 año

El juego en el niño

El juego del primer año está marcado básicamente por el “tapado-descubierto”. Este juego lo inician normalmente la madre y el padre, ellos se tapan la cara con las manos, detrás de una sábana, etc. y aparecen y desaparecen, acompañando el juego con expresiones de sorpresa y exclamación que le encantan al niño.
En este etapa, el niño también juega a tirar y recoger juguetes. Este juego introduce la idea en el niño de que, tras una despedida, existe un reencuentro. Gracias a ello, el niño aprende que la separación es temporal y le ayuda a afianzar dentro de él la imagen de la madre, aunque no la vea o esté separado de ella.

De 2 a 3 años

El juego en el niño
El juego en el niño entre uno y tres años se caracteriza por el desarrollo psicomotor.  En esta etapa el niño ya camina, lo que le animará a explorar, investigar, jugar a correr de un lado a otro y disfrutar de su capacidad para moverse.
Otro de los juegos que le gusta en esta franja de edad es experimentar con tierra, agua, plastelina, barro y otros materiales que pueda manipular. El niño necesita jugar a trasvasar agua, arena o cualquier objeto que haya en la cocina (legumbres, azúcar…) de un recipiente al otro.
Van apareciendo también juegos con muñecas, familias, animales a los que alimentar, limpiar, cuidar o reñir. De esta manera, juega a ser la mamá o el papá.
Le empiezan a atraer juegos para construir casas en los que puede organizar y desorganizar. Con ellos, aprende a confiar en su capacidad para arreglar cosas y coge seguridad.

También puedes seguir Menuda Familia Magazine en Facebook y en Twitter.

A partir de los 3 años

El juego en el niñoEl juego en el niño de tres a cinco años es clave para la estructuración mental y la socialización. Aparece el interés por los coches, camiones, espadas, pistolas, juegos de guardar cosas y ordenarlas… En este periodo, están más dispuestos a compartir sus juguetes con otros niños, paso necesario para aprender a proteger y a defender lo suyo.
Empezarán a jugar “a mamás y papás” “a los médicos”, “a los novios” y será importante que los padres entendamos esta etapa como lo que es, un juego.

De los 6 a los 10 años

El juego en el niñoEl juego en el niño entre seis y diez años se caracteriza por la aceptación de las reglas. Aceptar y comprender las normas es fundamental para él porque se arriesga a ser expulsado/a, a ganar, o a perder.  También mostrará interés por juegos en los que tiene que mostrar su memoria y sus conocimientos, entremezclados con el azar, como La Oca, el Parchís, las cartas… Sin olvidar el deporte, individual o en equipo, plateado como un juego; y los famosos juegos de ordenador.

A partir de los 10 años

El juego en el niñoA partir de los diez años, los chicos/as buscan la relación de grupo como inicio de la futura pandilla de la época adolescente.
Para acabar podemos decir que el juego es tan necesario para el desarrollo mental como el alimento lo es para el desarrollo del cuerpo. El niño que juega es un niño sano, por lo que es importante que disponga de un espacio de tranquilidad diario para jugar.

Mª Victoria Rama Hernández. Psicólogo online

Mª Victoria Rama

Col. Nº 11543 COP
Psicóloga clínica especializada en patologías de la infancia y la adolescencia

Psicólogo online

Dejar un comentario