Final de curso… ¿repetirá?

con No hay comentarios

Final de curso... ¿repetirá?Apenas digeridas las notas de la segunda evaluación, nos topamos casi sin darnos cuenta con el último esprint del curso. Una etapa temida por muchos padres, repleta de contenidos y exámenes, que hay que superar con gran esfuerzo y a toda velocidad.

Los alumnos que durante el curso han progresado correctamente llegarán a junio sin problemas, pero aquéllos que se han mantenido en un complicado equilibrio están viviendo unas semanas muy estresantes. En el caso de Primaria la situación es diferente, ya que el ritmo de aprendizaje es otro y los informes son más progresivos y tan sólo será en el Ciclo Superior de esta etapa (5º y 6º) donde ocurrirá algo parecido a lo que se presenta en Secundaria.

Algunos de estos niños son conscientes de su situación académica y de que los resultados de esta última evaluación les comportará un verano difícil e, incluso, una repetición. En algunos casos, saben por “su experiencia” que un apretón fuerte durante la tercera evaluación les permitirá obtener el éxito y superar las asignaturas. Pero también es cierto que la casuística demuestra que las situaciones no son iguales, hay variables que ellos mismos no controlan y que sus “medias aritméticas” no siempre juegan a su favor.

Para los padres, la situación puede resultar un poco más alarmante. Desde el lado progenitor preocupa que los resultados no sean favorables, sean en junio o en septiembre. Es frecuente que exista la necesidad de buscar ayuda. Una ayuda de urgencia que, siendo realistas, mucho no puede hacer. Ahora no es el momento de encontrar el método de estudio idóneo, de enseñar a planificar la agenda, ni de concienciar en el adolescente la importancia del esfuerzo y el trabajo continuado.

Si la causa del suspenso es un problema leve que se soluciona con una intervención intensiva, salvaremos esa asignatura y tomaremos buena nota de ello para prevenir y evitar que la situación de estrés se repita. Ahora bien, si las áreas en peligro son varias, o esos suspensos se vienen arrastrando desde prácticamente el inicio de curso, ayudaremos al alumno junto con su tutor/a a centrar las energías en aquello que se pueda recuperar.

Si la causa del suspenso es un problema leve, la intervención intensiva salvará la asignatura.

Final de curso... ¿repetirá?No debemos plantear el esfuerzo de nuestro hijo/a a partir del castigo, el premio o la amenaza de repetir curso. Aunque España es uno de los países de la Unión Europea con mayor tasa de repetición, ésta no garantiza el éxito. Por ello, contemplaremos la repetición como el último recurso y nunca olvidaremos que si no va acompañada de estrategias concretas no será de utilidad.

Cabe recordar que para los alumnos con áreas suspendidas el curso académico no finaliza en junio. Las posibilidades de recuperación abarcan la convocatoria de septiembre y son muchos los centros que plantean trabajos escritos para presentar en ese momento.

Las estrategias de ayuda no pueden sobrevolar al alumno sin que él o ella se sienta parte protagonista y actor principal.

Final de curso... ¿repetirá?

También puedes seguir Menuda Familia Magazine en Facebook y en Twitter.

Soy consciente de que para muchas familias conseguir que el adolescente trabaje en esos días es una tarea ardua y difícil, pero forma parte de la reflexión que deberíamos hacer padres e hijos, siempre desde una perspectiva serena, y nunca bajo el enojo. En su mayoría, el alumno decide cómo trabaja durante el curso, qué hace con sus responsabilidades escolares y en función de ello se generan unas consecuencias. Y al decir consecuencias no me refiero a castigos, sino a los resultados que se obtienen al tomar una decisión concreta.

El alumno puede tener dificultades en ciertas materias en particular, por ello se realizan las entrevistas de seguimiento con el centro, se buscan alternativas a largo plazo y se plantean soluciones. Pero cuando nos encontramos ante un alumno que tiene un índice de suspensos en diferentes áreas y ámbitos, la intervención debe ser diferente, mucho más preventiva, programada y coordinada con el centro para conseguir una colaboración directa del alumno.

Las estrategias de ayuda, sean las que sean, no pueden sobrevolar al alumno sin que él se sienta parte protagonista y actor principal. Y sólo modificando su metodología, mejoraremos los resultados. Sus emociones estarán conectadas con la realidad cuando le convenzamos de que sí puede hacerlo, le reforcemos positivamente, por pequeño que nos parezca el logro conseguido, y le hagamos comprender que su tarea no es un esfuerzo en vano.

En esta etapa, apoyaremos al niño para centrar sus energías en salvar el máximo número de áreas y cumplir con los plazos de entrega de trabajos, sin dar la sensación de haber “tirado la toalla. “

Final de curso... ¿repetirá?Obviamente, pretender esto a las alturas del curso en las que nos encontramos, es imposible. Ni las amenazas ni la presión podrán mejorar la situación. Por tanto, en este momento es más necesario apoyar al alumno para centrar sus energías en salvar el máximo número de áreas, cumplir con los plazos de entrega de aquello que le demandan (trabajos, prácticas, etc.) y no dar la sensación de que hemos tirado la toalla. También es conveniente no repetir las frases: “Como suspendas…”, “Mira que como repitas…”.

En caso de que nuestro hijo deba presentarse a la convocatoria de septiembre, planificaremos sus tareas a lo largo de todo el verano y le dejaremos unos días para desconectar

En caso de que el alumno deba presentarse a la convocatoria de septiembre, planificaremos su tarea a lo largo de todo el verano y le dejaremos unos días para desconectar de las obligaciones escolares para que pueda realizar alguna actividad gratificante para él. Si recurrimos a la precipitación y a la urgencia, cometeremos de nuevo una grave equivocación y el resultado no estará garantizado.

La experiencia ha de suponer un aprendizaje y una alerta de que algo no ha funcionado bien durante el curso. Al iniciar el próximo curso,  padres e hijos nos replantearemos cómo abordar el tema y estableceremos las metas a conseguir, siempre desde la prevención, la concienciación del alumno y el refuerzo positivo.

Carme Pau. Pedagogo online

Carme Pau

Pedagoga
Colegiada 1845

Pedagogo online

Dejar un comentario