Indonesia, remota y ancestral

con No hay comentarios

Indonesia, remota y ancestralIndonesia es el cuarto país más poblado del mundo y uno de los últimos paraísos del planeta que se extiende desde el punto occidental de Sumatra hasta el extremo oriental de Papúa.

Un mes de vacaciones se queda muy corto para conocer este vasto territorio, por lo que es imprescindible que planifiquéis con detalle los trayectos antes de haceros una idea general del país.
El archipiélago, compuesto por 17.000 islas, es una encrucijada tectónica que surge del choque entre las placas Euroasiática, Australiana, Filipina y del Pacífico. Una tierra para descubrir increíbles tesoros naturales, destinos paradisíacos y culturas extraordinarias.

Indonesia, remota y ancestral

En las islas, las creencias ancestrales conviven con el islam, el cristianismo y el hinduismo.

En sus islas, las creencias ancestrales conviven con toda normalidad con las religiones tradicionales (islam, cristianismo e hinduismo). Cristianos de Flores celebran sacrificios de animales para propiciar abundantes cosechas. En la remota Sumba, a tan solo una hora de Bali, los habitantes sitúan las tumbas de sus antepasados en el centro de las aldeas para que éstos participen de la vida diaria de la comunidad. Al este de Java, los creyentes de la comunidad Tengger realizan el ritual de Kasada en el templo de Pura Luhur Poten para ofrendar a los dioses con pequeños animales y aplacar así  la furia del volcán activo Bromo. En Bali, conocida como la Isla de los Dioses por sus más de 10.000 templos, los habitantes miran al mar con desconfianza porque creen que allí habitan los malos espíritus.
La sede del Gobierno se encuentra en Yakarta (Java) y el idioma indonesio, derivación del malayo, es la lengua franca para todos los habitantes, aunque la realidad es que si vais a la isla de Flores no entenderán nada de lo que hablan en la capital.
Si de Java os dirigís a Bali, de población mayoritariamente hinduista, podréis disfrutar de sus arrozales y de sus playas, así como de las Islas de Gili, denominadas también El País de Nunca Jamás. No os perdáis la danza balinesa, una visita a Ubud y algunos días de descanso en la playa, tras el frenesí de Java.

Las Islas de Gili son conocidas como El País de Nunca Jamás.

Indonesia, remota y ancestralLas islas no terminan nunca, pero si vais a Lombok desde las Gili merece la pena subir al volcán Rinjani y conocer a los sasak, orgullosa etnia de religión musulmana, emparentada con los balineses en idioma y raza, de la que apenas se habla en las guías, pese a que son realmente sociables y
propensos a invitarte a sus casas y a cualquier evento social.
Hacia oriente encontrareis las islas del Sudeste, o Nusa Tenggara en lengua indonesia. Allí, viajeros, entrareis en un mundo remoto, desconocido, poco habitado,  rico en naturaleza y lugares humildes, donde los escasos recursos y la falta de confort son palpables. Aún así, no dejéis de visitarlas, porque únicamente en las Islas de Komodo, Rinca, Padar y una pequeña parte de la costa de Flores veréis los Dragones de Komodo. Estos voraces y peligrosos lagartos, considerados los mayores del Planeta, son supervivientes de la prehistoria y alcanzan 140 kilos de peso y hasta tres metros de longitud.

En el Sudeste veréis los Dragones de Komodo, voraces lagartos supervivientes de la prehistoria.

Indonesia, remota y ancestral

El trayecto de Lombok por el Parque nacional de Komodo hasta Flores es una experiencia única en la vida. Podréis bucear en playas de arena rosada, contemplar corales llenos de vida y color, conocer a la comunidad católica mangarai y ver amaneceres y atardeceres eternos.
Los habitantes de Flores, que transportan en sus goletas de madera productos a través de todo el archipiélago, cuentan que son en su mayoría pescadores del sur de Sulawesi, enorme isla donde se encuentran los famosos marineros de Bugi y cuya historia se halla vinculada a los aborígenes australianos desde hace 500 años..
En las montañas del sur de Sulawesi, la vida de los toraja gira en torno a la muerte, pues conservan y cuidan los cadáveres de sus familiares en sus casas durante días, meses e incluso años, hasta que celebran su funeral con una gran matanza de búfalos y cerdos.

En las montañas del sur de Sulawesi, los toraja conservan los cadáveres de sus familiares en las casas durante días, meses e incluso años.

Indonesia, remota y ancestralExisten diferencias abismales entre las islas del archipiélago que van más allá de los paisajes o el clima. Encontrareis lugares expuestos a misioneros, colonizadores y comerciantes extranjeros y otros donde perdura la cultura animista.
Los poblados tradicionales, o kampung, se emplazan sobre las cumbres de las colinas y se encuentran rodeados de montañas de piedra, o fortines, que protegían a sus pobladores a lo largo de los siglos y eran motivo de disputa entre clanes. Estos clanes acostumbraban a cortar la cabeza a los prisioneros o los vendían como esclavos en Bali y Sulawesi.
A pesar de un tosco armamento compuesto por machetes y lanzas, el pueblo indonesio nunca fue doblegado por los invasores, ni siquiera por los neerlandeses. Estos últimos se conformaron con la comercialización del sándalo con los líderes tribales.
Indonesia es un destino fascinante y remoto del planeta que ofrece innumerables atractivos. Si además de la cultura, os gusta bucear o queréis avistar orangutanes, tigres y elefantes, tendréis que coger un vuelo hacia las Islas de Raja Ampat y visitar Sumatra. ¿Os animáis?

Irene Cumplido Gavaldà

Irene Cumplido Gavaldá

Periodista y profesora de lenguas

Dejar un comentario