La diversidad del juego

con No hay comentarios

La diversidad del juegoNo existe una única forma de jugar, ni un solo tipo de juego. De hecho, los niños conocen y practican múltiples juegos y cada uno de ellos les ayuda y estimula de diferente manera.

Juego de fantasía

¿Le gusta disfrazarte, embarcarte en un juego de rol, asumir otra identidad? Si es así quiere decir que utilizas tu fantasía e imaginación. A los niños les suele encantar este tipo de juego con el que aprenden a abstraerse, a probar nuevos roles y situaciones posibles, así como aexperimentar con el lenguaje y las emociones. A través de estos juegos, los niños desarrollan un pensamiento flexible, que va más allá del aquí y el ahora.

En una sociedad cada vez más tecnológica, es esencial practicar con todas las formas de abstracción: tiempo, lugar, cantidad, símbolos, palabras e ideas. Para potenciar estos juegos, la única condición necesaria es crear un ambiente libre de riesgos donde se sientan libres para expresar sus ideas, sueños e historias, y puedan convertir un simple trozo de tela en una bandera, un mantel, un vestido, un paracaídas o la envoltura de una momia.

Juego motor

La diversidad del juego

Si es de los que no deja pasar un domingo sin dar una vuelta en bicicleta, o de los que entienden que el baile forma parte de su vida, el juego motor es sin duda su mejor aliado. El juego motor ofrece oportunidades críticas para que los niños desarrollen sus capacidades físicas y mentales, ejercitando el equilibrio, la fuerza, la velocidad, la motricidad fina, etc. Investigaciones recientes han confirmado el vínculo crítico entre la actividad estimulante y el desarrollo cerebral, por lo que este tipo de juego es muy conveniente en niños pequeños.

Juego social

La diversidad del juego

¿Le gusta salir con los amigos? ¿Hablar distendidamente en torno a una mesa? Cuando lo hace, está poniendo a prueba sus dotes y habilidades sociales. El mejor mecanismo para que nuestros hijos progresen a través de las diferentes etapas sociales es proporcionarles una variedad de oportunidades para que se involucren en el juego social con actividades como acudir a fiestas, al parque, invitar a casa a jugar a otros niños o jugar nosotros con ellos. Al interactuar con los demás en los entornos del juego, los niños aprenden reglas sociales como pueden ser dar y recibir, compartir, reciprocidad o cooperación. A través de la variedad de interacciones con otros niños, nuestros hijos también aprenden a usar el razonamiento moral para desarrollar un sentido maduro de los valores. Para estar preparados y funcionar eficazmente en el mundo de los adultos, los niños deben participar en muchas situaciones sociales.

Juego de construcción

La diversidad del juego

¿Es de los que hacen pajaritas de papel? ¿O tal vez le gustan los puzzles? De ser así, que sepas que está usando las habilidades heredadas de los juegos de construcción. Los niños manipulan su entorno para crear cosas, construyen torres y ciudades con bloques, juegan en la arena, crean aviones de papel y dibujan murales con tiza en la acera o en las paredes. Los juegos de construcción les permiten experimentar con objetos, descubrir las combinaciones que funcionan y las que no; al tiempo que aprenden los conocimientos básicos sobre apilar, dibujar, hacer música o construir. Este tipo de juegos fomenta en nuestros hijos el sentido de logro y les da el poder mediante el control de su entorno. Los niños que se sienten cómodos manipulando objetos y materiales también se vuelven buenos manipulando palabras, ideas y conceptos.

Juego con reglas

La diversidad del juego

Llega un día en que nuestros hijos progresan desde una visión egocéntrica del mundo (que no es sinónimo de egoísta) a una comprensión de la importancia de los contratos y las reglas sociales. Es en ese momento cuando los juegos con normas, que se juegan en grupo, y entre los que se incluyen los deportes en equipo, alcanzan su máximo protagonismo. Las reglas son inicialmente inamovibles, para después, poco a poco, ir convirtiéndose en algo pactado entre quienes forman parte del juego y, como tal, son susceptibles de moverse o adaptarse. Los “juegos con reglas” enseñan a los niños un concepto críticamente importante: el juego de la vida tiene reglas (leyes) que todos debemos seguir para vivir en sociedad.

Rosabel Rodríguez Rodríguez

Psicóloga y Dra. en Psicopedagogía 

Profesora y Vicerrectora de UIB

Directora del Programa de atención a las Altas Capacidades Intelectuales (PACiS)

PACIS

 

Dejar un comentario