La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales

con No hay comentarios

La intensidad emocional en las Altas Capacidades IntelectualesLas personas con Altas Capacidades Intelectuales poseen un componente intelectual característico y, algunas de ellas, también un rasgo emocional que se caracteriza por la frecuente presencia de una gran intensidad emocional.

La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales hace referencia a la fuerza con la que determinadas personas viven las emociones. No todas las personas reaccionamos de idéntica manera ante una determinada situación. Por ejemplo, una misma noticia de los informativos de televisión o una discusión pueden causar diferentes reacciones emocionales según la persona que lo esté viendo o viviendo. Habrá personas que no se inmuten ante ciertas imágenes y otras, en cambio, sentirán gran tristeza, enfado, rabia…

Si pensamos detenidamente en la sensibilidad emocional, tanto su exceso como su ausencia conllevan una serie de consecuencias que pueden ser positivas o negativas. Las personas que poseen una baja sensibilidad emocional suelen vivir de manera más serena las situaciones que se le presentan en la vida. Pero si observamos a una persona que tiene una mayor sensibilidad emocional, le ocurrirá justo lo opuesto y, ante un hecho concreto, frecuentemente sentirá un desbordamiento emocional fruto de sus sentimientos de alegría, tristeza, ira, vergüenza…

La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales
La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales

 

De este modo, las personas con Altas Capacidades emocionalmente intensas no sólo sienten las emociones con mayor intensidad, sino también una gran variedad de matices emocionales. Y no sólo las emociones básicas, a esto se une que su mundo interior estaría más desarrollado y sería más complejo.

Las personas con alta intensidad emocional poseen un mundo interior más desarrollado y complejo.

El psicólogo y psiquiatra polaco Kazimierz Dabrowski afirma que “tienen una capacidad de emocionarse profundamente… desarrollan fuertes vínculos con personas, lugares y cosas…”. La psicóloga francesa Jeanne Siaud-Facchin comenta que “no sólo son esos seres dotados de una inteligencia aguda e hiperactiva. Son personalidades con una sensibilidad extrema, con una reactividad emocional…”.

¿Cómo detectar la alta intensidad emocional en las AACC?

Podemos observar el comportamiento y manera de proceder de los niños/as ante las diversas situaciones que se les presentan en la vida cotidiana, con el objetivo de detectar si:

  • Sus sentimientos, tanto positivos como negativos, o ambos a la vez, son muy intensos. Es decir, pasan de un extremo emocional al otro en un periodo corto de tiempo, y a veces se muestran emocionalmente desbordados. Los padres suelen decir que son “muy intensos”.
  • Muestran timidez, se comportan de forma inhibida…
  • A nivel corporal, pueden padecer tensión en el estómago, dolores de cabeza, náuseas, ansiedad…
  • Poseen una gran memoria afectiva, recuerdan sentimientos asociados a hechos concretos e incluso reviven sentimientos cuando recuerdan algunos de ellos, mostrando una gran sensibilidad.
  • Tienen gran intensidad emocional asociada a temas como la muerte.
  • Poseen una alta capacidad para empatizar con los demás.
  • Muestran un gran afecto hacia determinadas personas, cosas o situaciones.

Tradicionalmente, los “sentimientos intensos” se habían interpretado como un síntoma de debilidad o de inestabilidad emocional y no como la expresión de un gran mundo interior y sensibilidad extraordinaria.

La alta intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales, bien canalizada, puede ser muy positiva. No obstante, esta elevada sensibilidad, unida al perfeccionismo extremo y al idealismo que aparece en numerosas ocasiones en estos niños, puede provocar situaciones de desbordamiento emocional.

La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales
La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales

La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales alimenta la alegría de vivir, la pasión por aprender, la motivación para el logro, la intuición, la creatividad, el motor para profundizar en los temas de su interés…

Deberíamos tener en cuenta que las emociones y cogniciones son dos partes que no deben separarse en ninguna persona y, por supuesto, tampoco en las personas con altas capacidades. Ambos aspectos deben ser considerados, y no sólo el intelectual, puesto que en este sentido el componente emocional es tanto o más importante que el intelectual. Los progenitores y los profesionales que nos encargamos de la educación, formación y desarrollo del niño no debemos olvidarnos de él. Es importante recordar que el tener un alto nivel intelectual no garantiza el éxito personal y profesional actual y futuro.

La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales
La intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales

 

Hoy día, mucha gente todavía no es consciente de que los sentimientos intensos son una parte de las altas capacidades y, a menudo, se les presta poca atención. Precisamente, la intensidad emocional tiene consecuencias muy positivas ya que alimenta la alegría de vivir, la pasión por aprender, la motivación para el logro, la intuición, la creatividad y el motor para profundizar en los temas de su interés.

A menudo, los padres y las personas implicadas en el cuidado y educación del niño necesitan conocer y comprender la alta intensidad emocional en las Altas Capacidades Intelectuales para ayudarle a gestionarla y a canalizarla y extraer, así, los aspectos más positivos de esta cualidad.

asela-sanchez-aneas-psicologa-AACC

Asela Sánchez Aneas

Psicóloga Sanitaria y Logopeda 

Col. Nº GR-3508
Experta en Diagnóstico e Intervención en Trastornos del Neurodesarrollo y del Aprendizaje, Problemas Emocionales y de Conducta y Altas Capacidades Intelectuales. Máster en Neuropsicología de la Educación. Especialista en Psicoterapia Infantil, Juvenil y Adulta, y en Intervención Familiar.

Psicólogo y logopeda Altas capacidades intelectuales AACC

Dejar un comentario