Leer a los niños en voz alta fomenta la lectura

con No hay comentarios

Leer a los niños en voz altaLeer a los niños en voz alta, con fluidez y adecuada dicción, entonación y expresividad, amplía su conocimiento del mundo, vocabulario, familiaridad con el lenguaje impreso e interés por la lectura.

Leer a los niños en voz alta les ayuda a comprender cómo dar sentido a un texto escrito a través de la voz y a desarrollar la fluidez en la lectura.

“La lectura en voz alta es el mejor camino para crear lectores, simplemente compartiendo las palabras que nos vinculan. Compartir la lectura es compartir el lenguaje placenteramente, afirmándolo como vehículo de entendimiento, fantasía y civilidad”. Giardinelli, M. (2006)

Objetivos de leer a los niños en voz alta:

  • Crear amor por la lectura.
  • Sentir emociones a través de la literatura.
  • Mejorar la habilidad de escuchar.
  • Aumentar el vocabulario.
  • Ayudar a adquirir nuevos conocimientos acerca de las cosas, lugares, personas, etc.
  • Dar la oportunidad de reflexionar acerca de actitudes, situaciones.
  • Favorecer el aprendizaje de aspectos de la lectura (cómo se toma un libro, movimientos oculares, dónde se encuentra el título de un libro, etc.)
Leer a los niños en voz alta
Leer a los niños en voz alta

La lectura en voz alta realizada por el educador es considerada como uno de los factores más influyentes para el desarrollo integral de los niños.

En artículos anteriores hemos hecho hincapié en la importancia de la lectura, de cómo es necesario aprovechar los tiempos de vacaciones para establecer estos hábitos. Es más. Os invito a que realicéis la prueba: si a vuestro hijo le leéis un párrafo en voz alta y después le solicitáis que lo lea él. Podréis comprobar que su calidad lectora es mejor, porque imitará vuestro tono, entonación, ritmo… Y es que una parte de la lectura – al igual que el habla- se aprende por imitación, escuchando al adulto.

Leer a los niños en voz alta
Leer a los niños en voz alta

Beneficios de leer a los niños en voz alta

  1. Mejora la comprensión: dentro de las competencias relacionadas con la comprensión se incluye la habilidad de clasificar información, secuenciar los eventos, determinar causas y efectos y hacer comparaciones. Cuando un adulto lee a un niño y/o cuando el niño escucha un cuento, éste aumenta la información que tiene acerca de un determinado tópico y la organiza dentro de las propias estructuras.
  2. Estimula la imaginación. Leer a los niños en voz alta transporta al niño y al adulto desde el aquí y el ahora al allá y el después. La imaginación es la precursora del pensamiento representacional que se relaciona con el mundo escrito y hablado.
  3. Provee de catarsis. Los niños pequeños son egocéntricos y a través de escuchar cuentos perciben la experiencia de otros con las mismas emociones y miedos que ellos. Aprenden que es posible ser diferente, ya sea física, intelectual, emocional o lingüísticamente.
  4. Facilita el lenguaje y las habilidades expresivas del mismo. Cuando un niño escucha a un adulto leer un cuento con animación y expresión, ellos imitan estas inflexiones de voz y emociones.
  5. Promueve la conciencia fonética. Un niño que se familiariza desde edades tempranas con el alfabeto y su relación con los sonidos, está altamente relacionado con el éxito que tendrá en el aprendizaje de la lectura.
  6. Correlaciona con un buen desempeño escolar. Un lector exitoso es por lo general un buen estudiante, ya que gran parte de las actividades escolares incluyen la lectura y requieren de un buen desarrollo de la capacidad de atención y memoria, habilidades que son favorecidas por la lectura en voz alta.

La lectura es un hábito y, como tal, debe entrenarse de forma sistemática.

Leer a los niños en voz alta
Leer a los niños en voz alta

 

Durante un tiempo determinado en el colegio se lleva a cabo esta práctica, pero una vez transcurrido el período considerado necesario para ello (proceso de la lectura mecánica) se pasa a leer en silencio para realizar una lectura comprensiva.

Nosotros, como padres y educadores, podemos ayudar muchísimo en este proceso. En casa, con el tiempo adecuado, podemos compartir una lectura. Es de vital importancia que nuestra actitud respecto a este momento sea afrontado con ganas y optimismo, pues si mostramos desagrado (por leve que sea) nuestro hijo también lo notará e imitará ese gesto.

En nuestra tarea de padres y educadores deberíamos tomar conciencia de que la lectura es un hábito y, como tal, debe entrenarse de forma sistemática. Es un error pensar que el aprendizaje de la habilidad lectora recae exclusivamente sobre la escuela. Obviamente, el colegio es el lugar de aprendizaje de ésta y otras habilidades, pero los padres no podemos, ni debemos permanecer al margen de ello.

Es un error pensar que el aprendizaje de la habilidad lectora recae exclusivamente sobre la escuela.

Leer a los niños en voz alta
Leer a los niños en voz alta

 

Educar es una tarea compartida en todos los sentidos, desde cómo se deben usar unos cubiertos a cómo leer correctamente. El sector es muy amplio, pero si ponemos nuestro granito de arena seguro que los resultados serán mucho mejores.

Ante un niño que comete errores en su lectura no se le debe increpar ni regañar. Si pronuncia una palabra de forma inadecuada sencillamente podemos decirle: “Creo que no pone eso”, o “¿Seguro que eso es lo que está escrito?”.

Un lector exitoso es, por lo general, un buen estudiante.

Si el niño se atropella al leer, le recomendaremos que “respire” y que lea “despacio”, pues no debemos confundir rapidez con eficacia lectora.

El acto lector debe resultar un momento de complicidad entre nosotros y nuestros hijos, un momento mágico donde nuestra atención y escucha es exclusivamente para ellos.

En nuestros tiempos, donde infinidad de medios nos interrumpen, este momento ha de ser una prioridad. Y para ello hay una edad, pues nuestros hijos crecen rápido y las oportunidades se agotan.

Carme Pau Gómez. Pedagogo online

Carme Pau Gómez

Pedagoga
Colegiada 1845

Pedagogo online

Dejar un comentario