Meriendas nutritivas para tus hijos

con 1 comentario

Meriendas nutritivas para tus hijosNo todo vale para merendar. Aunque el mercado alimentario publicite una y otra vez que muchos de los productos que adquieres en el supermercado son meriendas nutritivas para tus hijos…cuidado. Ojea detenidamente las etiquetas y verás la cantidad de falsedades que vierte.

Es habitual que nos vendan bollos de grasa enriquecidos “con vitaminas y minerales”, zumos a base de agua, colorante y aromas; galletas teóricamente saludables con formas variopintas…

El aspecto atractivo y saludable de estas meriendas, los regalitos que a veces ofrecen en su interior, así como las frases que adornan el envase, sirven para que nuestros hijos piquen y nosotras, las madres, nos dejemos llevar por la comodidad y la confianza en los fabricantes. La publicidad, además, recalca la idea de si adquirimos estos productos, nuestros hijos serán felices y nosotras, buenas madres.

No nos engañemos. Lo primero que hemos de saber es que todas estas “meriendas saludables” son para consumo ocasional, nunca diario. Y eso no hay ni un solo fabricante que lo indique.

Leer una etiqueta supone tener tiempo, lo sé, pero quizá vale la pena. Por tanto, ojo a los azúcares en exceso y a las grasas. Evitemos el aceite de palma, las grasas hidrogenadas, los transgénicos y cualquier producto que contenga más de un conservante, edulcorantes, saborizantes o exceso de sodio.

Si realmente estás dispuesta a preparar meriendas sanas y equilibradas a tus hijos, recupera los bocadillos de toda la vida, o hazlos con ingredientes aún más nutritivos. A continuación te doy algunas ideas.

Meriendas nutritivas para tus hijos

MERIENDAS SALADAS:

  • Bocadillo de lechuga, tomate, y atún.
  • Bocadillo de chocolate negro y aceite de oliva, con una pizca de sal.
  • Bocadillo de jamón y queso caliente.
  • Bocadillo con un huevo duro, lechuga y tomate.
  • Bocadillo de queso y nueces.

MERIENDAS DULCES:

  • Arroz con leche.
  • Chocolate a la taza con tiras de tostada de pan.
  • Yogur con trocitos de fruta de temporada, o licuado.
  • Naranja a rodajas con canela.
  • Plátano a rodajas con ralladura de chocolate negro.
  • Brocheta o macedonia de fruta con zumo de naranja natural.
  • Natillas caseras.
  • Miel y requesón.
  • Flan casero.

Hay un sinfín de meriendas saludables que seguramente nuestras abuelas podrán recitarnos. Te animo a que nos escribas: ¿qué te hacía tu abuela para merendar, cuando no había tantos estantes llenos de “ayudas” para mamás?

Todavía recuerdo un bocadillo que mi abuela me preparaba de plátano maduro con tomate y chocolate. Aunque parezca una combinación imposible, en ocasiones me lo preparo yo misma porque, además de delicioso, es súper nutritivo y energético. Sin conservantes, colorantes, ni saborizantes. Pero con un excipiente único, que es el recuerdo de una abuela muy sabia.

Montse Alives

Montse Alives

Técnico en dietética y nutrición

Un comentario

  1. Joaquin
    | Responder

    Cuando era pequeño, en mi casa siempre había postres caseros riquísimos hechos por mi madre y también por mi abuela. Ahora tenemos poco tiempo para elaborar exquisiteces entre semana, pero eso no es excusa para recurrir a la nociva bollería industrial.

Dejar un comentario