Niños altamente sensibles

con No hay comentarios

Niños altamente sensiblesLa alta sensibilidad, descrita por primera vez en 1975 por la psicóloga americana Elaine Aron, es un rasgo que posee entre un 15-20% de la población humana y más de cien especies animales conocidas. Lejos de ser un trastorno, es considerada por muchos como un privilegio, pues permite procesar la información con gran intensidad y captar sutilezas que pasan inadvertidas para los demás.

Los niños altamente sensibles (NAS) transitan por un camino de sensaciones, a veces áridas, otras maravillosas, pero siempre intensas. Captan los detalles de un modo asombroso, así como pequeñas variaciones en los objetos, las personas o los entornos.

Para conocer mejor a estos niños hemos entrevistado a los expertos Manuela Pérez Chacón y Pablo Villagrán Fernández.

“Las personas altamente sensibles necesitan un proceso que les ayude a gestionar su sensibilidad para convertirla en un don que disfrutar.”

Manuela Pérez Chacón
Manuela Pérez Chacón
Manuela Pérez Chacón, Presidenta de PAS España (Asociación Española de Profesionales de la Alta Sensibilidad) es psicóloga especialista en Pedagogía Terapéutica  y fundadora de la Unidad de Salud Mental Infanto-Juvenil del Hospital Jerez Puerta del Sur. 

¿Qué instantánea dibujaría de un niño altamente sensible?

Son niños especiales. Aunque algunos de ellos pueden pasar desapercibidos, por regla general son inteligentes, algo tímidos, y manifiestan gusto por las artes y la creatividad. Presentan miedos, quejas por los ruidos y ciertos tejidos. Ésta sería una forma rápida de describirlos, pero cada niño altamente sensible es diferente y no todos presentan estas características tan claramente. Para saber si nuestro hijo es altamente sensible, recomendamos hacer el Test orientativo de PAS España.

¿Se conocen las causas de la alta sensibilidad?

Aún no hay datos concluyentes. Hay estudios que identifican un gen como responsable y otros no lo tienen tan claro. En la comunidad científica seguimos trabajando por seguir despejando incógnitas en este campo. Lo que parece claro es que este rasgo, también presente en animales, tiene su origen y explicación en la necesidad de disponer entre todos los individuos del grupo de algunos que ejerzan otras funciones como, por ejemplo, estar atento a ciertos peligros o evaluar antes de actuar.

¿Es una característica heredada en la que intervienen otros factores? 

La Alta Sensibilidad según establece la Dra. Elaine Aron, descubridora del rasgo, se considera hereditario. Además de nacer altamente sensible, existen factores ambientales que influyen en cómo se manifiesta. Por ejemplo, para un NAS (Niño Altamente Sensible) no será lo mismo vivir en una zona rural, tranquilo y apoyado, que bajo condiciones más estresantes y en otro tipo de entorno familiar.

¿Son más propensos a padecer ciertas enfermedades o trastornos?

No tenemos certezas en las que todos los profesionales estemos de acuerdo. Sin embargo, algunos estudios como el de Michael Pluess apuntan que una infancia inadecuada para un NAS lo hace más tendente a desarrollar trastornos depresivos o ansiedad en la edad adulta. Igualmente, son proclives a desarrollar  enfermedades autoinmunes, que tienen un fuerte desencadenante emocional, si están sufriendo algún estrés emocional prolongado. Dado que los PAS (Personas Altamente Sensibles) sienten más intensamente las emociones, cabe pensar que este tipo de desencadenantes les hará algo más vulnerables a contraer dichas enfermedades. Pero ésta no es una afirmación rotunda.

¿Muestran predilección por algunas actividades? 

Es difícil encontrar un estudio que lo afirme tal cual, pero sí es cierto que existen algunas profesiones hacia las que el PAS se siente más atraído. Éstas pueden ser en la enseñanza, las relaciones de ayuda, servicios a la salud, ONGs; otras relacionadas con la creatividad, el arte, la innovación, etc. El PAS sufre algo más que el resto las tareas repetitivas.

Niños altamente sensibles

Los niños con alta sensibilidad tienen una mayor activación en las áreas del cerebro asociadas con la información visual, las emociones, los sentimientos de empatía y las “neuronas espejo”.

A los niños altamente sensibles debemos educarles…

Parece una respuesta habitual pero, sin duda, lo más importante para mí es educarles con amor. Y este amor se traduce en la aceptación de su naturaleza, de acompañarle en sus dificultades y de sentir que todo está bien en ellos y no es necesario cambiarles. Luego hay herramientas para las dificultades que presenten. Ser NAS no es sinónimo de dificultades, así que debemos disfrutar de ellos y facilitarles momentos de calidad.

¿Cómo podemos mejorar la calidad de vida de nuestro/a hijo/a NAS?

Adaptando los ritmos de vida a su naturaleza. Es decir, tratando de evitarle la sobreestimulación y el estrés en la medida de lo posible. Es importante gestionar adecuadamente su exposición a las nuevas tecnologías y facilitarle una vida social al ritmo que necesite. No forzar eventos sociales ni relaciones, pero tampoco apoyar conductas que tiendan al aislamiento. Proporcionarle momentos de ocio junto a la naturaleza y una rica educación emocional. Darle cariño y transmitirlo con palabras y gestos. Luego también depende de cada etapa de desarrollo. Probablemente, un NAS preadolescente tendrá mayor tolerancia al estrés que un bebé de 6 meses.

La alta sensibilidad, don o maldición…

Es un don, con matices. Hablo mucho sobre este asunto con otros compañeros. Pablo Villagrán y yo coincidimos en la enorme cantidad de PAS (Personas Altamente Sensibles) que se acercan a nosotros maldiciendo su alta sensibilidad. Realmente, para algunos ha sido una fuente de dificultad y para otros, todo lo contrario. Las personas altamente sensibles necesitan un proceso que les ayude a gestionar su sensibilidad para convertirla en un don que disfrutar. La Alta Sensibilidad es para toda la vida, pero de ti depende ponerla a tu favor y llevar una vida en armonía con tu rasgo.

“Una ira adecuadamente gestionada libraría a los PAS de mucha somatización.”

Pablo Villagrán Fernández
Pablo Villagrán Fernández
Pablo Villagrán Fernández es divulgador y terapeuta especializado en Alta Sensibilidad. Presidente de la Asociación Española de Personas Altamente Sensibles, ayuda a personas de Reino Unido, Latino América y España a gestionar la alta sensibilidad a través de charlas, grupos de escucha, cursos y workshops. 

En el pasado, la alta sensibilidad se asociaba al género. ¿Qué sabemos hoy día al respecto?

Lo que conocemos sobre la Alta Sensibilidad es que es un rasgo que poseen en igual proporción niños y niñas. El porcentaje es algo menor en niños pero esa pequeña diferencia la atribuyen los investigadores a la dificultad para el sexo masculino de reconocer características consideradas más “femeninas”. Éstas serían las relacionadas con expresar emociones como la tristeza o el llanto. Hay que tener en cuenta que existen diferencias culturales en ese aspecto. Es decir, como explica Ted Zeff en su libro sobre niños altamente sensibles, en la cultura occidental el varón es mejor considerado si es extrovertido y fuerte. Sin embargo en culturas como en China o Japón, la sensibilidad y la introversión en el varón son reconocidos como valores positivos. Afortunadamente, nuestra sociedad está cambiando mucho en ese sentido y cada vez más los hombres se prestan a expresar su sensibilidad a través de emociones que les hacen mostrarse vulnerables. Para mí no hay mayor debilidad de carácter que mostrarse como uno no es.

¿Como coach, qué consejos darías a los padres de niños con alta sensibilidad? 

Sobre todo, que tengan la paciencia necesaria y que acepten que ese niño o niña no viene a cumplir sus expectativas. Es importante conocer las características de este rasgo y sobre todo cómo afectan a su hijo/a. También dependen de la edad del niño y en ocasiones pueden ser más o menos visibles según las circunstancias que esté viviendo. Sabemos que a mayor estrés, mayor sensibilidad. Pero el estrés de un niño también puede producirse por causas emocionales, así que hay que prestar especial atención a los cambios a los que nuestro hijo/a se enfrenta. Es fundamental que nuestro hijo/a sienta que le queremos tal cual es.

¿Qué pasos deben seguir los padres, una vez han detectado que su hijo/a es NAS?

Quizás esos padres llevan tiempo preguntándose qué le pasa a su hijo/a. Quizás todo está bien y los padres desean tener un niño “estandar”, cuando quizá no lo sea. Muchos ven en la alta sensibilidad la respuesta a muchas de sus dudas. La alta sensibilidad no es un trastorno, por lo tanto acuda a un profesional sólo en caso de encontrar dificultades o problemas concretos. Es primordial descartar un diagnóstico erróneo, así que para mí sería importante que acudiese a un psicólogo especializado en NAS para hacer esa valoración. Luego puede resolver estas dificultades con este psicólogo, o bien a través de un acompañamiento en la crianza con algún terapeuta o coach.

Niños altamente sensibles

¿Consideras que es necesario aprender a controlar las emociones para ser más feliz? 

Me gusta más llamar gestión a lo que tú nombras control. Parecen iguales pero, para mí, gestionar es bailar con las emociones y darle su espacio y momento adecuado. Controlar me suena más a negar y a renunciar. No recomiendo renunciar a ninguna emoción y sí aprender a gestionarla a nuestro favor. Si nos quitan las emociones dejamos de sentir y si dejamos de sentir poco nos diferencia de algo inerte. Desde luego que un trabajo muy necesario para un PAS es aprender educación emocional. Conocer la emociones, identificarrlas y darles su espacio. Sin duda, en líneas generales somos analfabetos de nuestras emociones. Muchos PAS no saben cuándo están enfadados, sencillamente porque es una de las emociones que más silencian. Les gusta agradar y ser educados, pero una ira adecuadamente gestionada les librará de mucha somatización. Me gusta abrazar las emociones, aunque ellas sean desagradables tienen su propósito de existir. Si las niego probablemente lleguen para quedarse y no dejen espacio para otras que están por llegar. Al menos ese es mi modo de verlo hoy, ¿quién sabe mañana?

Yolanda Sarria Viñolo

Yolanda Sarria Viñolo

Periodista

Psicólogo familiar

Dejar un comentario