Sri Lanka, una joya en el Índico

con No hay comentarios

Sri Lanka, una joya en el ÍndicoSri Lanka es un país al que tienes que ir alguna vez en la vida. Una joya en el Océano Índico, por cuyas costas han desembarcado holandeses, británicos, malayos, portugueses, árabes…

La antigua Ceilán ofrece montañas donde se cultiva el mejor té del mundo, ruinas de ciudades budistas e hindúes; crías de elefantes salvajes en el famoso orfanato de Pinnewala, playas de arena dorada y peces tropicales. También, el conocido festival Kandy Esala Perahera, que se celebra en julio o agosto, y mucha aventura.
El tuk-tuk es el transporte ideal para conocer ciudades como Colombo y Negambo, enclaves que carecen de interés si lo que quieres es disfrutar de la gente, de los parques nacionales, las ciudades antiguas y del mar.
Sri Lanka, una joya en el ÍndicoLas largas disputas entre tamiles y cingaleses terminaron en el 2009 y ahora conviven todas las etnias y religiones en total armonía. Después de eso y del terrible tsunami de 2004, el turismo ha vuelto a acercarse a este precioso país.
Aunque muchos turistas extienden su viaje a Sri Lanka visitando Maldivas o India, es posible centrar tu aventura en descubrir leopardos, elefantes, chacales dorados o zorros voladores, entre otros animales que pueblan los parques nacionales de Udalawe y Yala.
Si conduces hacia el norte, podrás descubrir pueblos pesqueros, avistar delfines acróbatas enfrente de Kalpitiya y alojarte en casas que alquilan las familias del lugar a precios realmente asequibles para los europeos. Pero cuidado si vas a un resort u hotel, porque los precios siguen el estándar del sudeste asiático.

Sri Lanka, una joya en el ÍndicoSegún Marco Polo, Sri Lanka es la isla más bonita del mundo. Huele a orquídeas, a canela, a té, a arroz, a infinitas especias y a mar.

Sri Lanka, una joya en el ÍndicoLa gastronomía es deliciosa y económica. Te recomendamos roti, crepes rellenos de carne, verdura, chocolate…; indiappa, o fideos de harina de arroz, lamprais, o arroz y curry envuelto en una hoja de banano.
Una ciudad especialmente bulliciosa es Trincomali, situada en la Bahía de Bengala y junto a las playas del nordeste. Respira un ritmo frenético, tiene un puerto comercial enorme y su población es mayoritariamente tamil; es decir hinduista, aunque también viven cingaleses de credo budista, musulmanes y cristianos. No está orientada al turismo, por lo que conserva un aire único.
Cerca se encuentra la Pigeon Island, a nada de la famosa playa de Nilaveli. Allí podrás bucear y disfrutar de una gran variedad de peces y corales tropicales, así como de la aventura de nadar entre tiburones ¡saciados! y nada interesados en la especie humana.
Otros centros de interés que merece la pena visitar son las ciudades antiguas de Sigiriya, Polonnaruwa, Dambulla, Anuradhapura y Mihinntale; o el Parque Natural de las llanuras de Horton, donde se cultiva té y podrás alojarte en un palacete victoriano o en una residencia de la época colonial.
Sri Lanka, una joya en el ÍndicoDespués de vivir la experiencia única de un safari en la selva, el descenso por las colinas con el tuk-tuk te llevará hasta las bellas y turísticas playas del sur, Mirissa y Unawatuna, muy recomendables si vas con niños.
Galle es otra de las paradas cuya visita te recomendamos. Tuvo su apogeo en el siglo XVIII antes de la llegada de los británicos a la isla.
En cualquier guía encontrarás más detalles de cada una de las ciudades, datos de visado, vacunas, salud y mucho más. Nosotros sólo hemos querido darte una pincelada sobre esta joya del Índico, tan diversa cultural, étnica y gastronómicamente, donde la gente se muestra curiosa con el viajero y se acerca a charlar en inglés sobre cualquier cosa.
Según Marco Polo, Sri Lanka es la isla más bonita del mundo. Huele a orquídeas, a canela, a té, a arroz, a infinitas especias y a mar.

Irene Cumplido

Irene Cumplido Gavaldà

Profesora y periodista

 

 

Dejar un comentario