¿Te avergüenzas ante los demás?

con No hay comentarios

Seguramente no es la primera vez que oyes hablar de la Fobia Social, por lo que no pretendo detallar los criterios del DSM-5Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la American Psychiatric Association. Pero, ¿qué sucede cuando te avergüenzas ante los demás? Ocurre que el mundo se te va haciendo pequeño, poco a poco reduces los lugares, las situaciones y el número de personas que interactúan contigo. U te preguntas por qué eres diferente del resto de los mortales, que disfrutan con las relaciones sociales, ríen, se divierten cuando se encuentran con los demás y, simplemente, desempeñan sus roles y tareas de forma tranquila.

Para empezar, te diré que no naces así. Cuando vienes al mundo no tienes ni idea de dónde estás, ni tampoco quiénes son los que te rodean; o, mejor dicho, no conoces nada de nada. Sientes hambre, además de otras sensaciones y los ruidos te asustan. Más adelante, descubres cuáles son tus figuras de apego y salvo en casos poco frecuentes, afortunadamente, te sientes querido por todos ellos.

Llega la etapa de la escuela y te relacionas con tu grupo de iguales y es aquí donde empiezas a ser consciente de que, además de ti, existen los demás y de que el mundo es más grande que tu casa y toda tu familia junta.

Dejar atrás las comparaciones con los demás, ver el mundo de forma no amenazante y sentirte vivo y feliz de ser como eres te ayudará a alcanzar el bienestar que te mereces.

Aprendes que se etiqueta, se opina, se juzga e intuyes, sin darte cuenta, que tú también eres susceptible de recibir comentarios y opiniones que a veces no te gustan nada. Y sin apenas percibirlo, lo cierto es que esos comentarios te van calando hasta convencerte de que los demás opinan sobre cómo eres, haces y decides con un sinfín de motivos y excusas para, en definitiva, hablar de ti de forma negativa más de una vez. En esta etapa, tu auto concepto y tu auto imagen pueden salir o no beneficiados. De manera que progresivamente te va importando cada vez más lo que puedan o no pensar de ti. Asimismo, aunque no fueras víctima de muchas etiquetas negativas o de ninguna, oías cómo se las ponían a otros niños o demás personas, aprendiendo sí o sí que en esta vida puedes ser criticado.

Todo esto viene a colación porque ahora, en el presente, puedes ser una persona que sienta desde inquietud hasta pánico ante una situación en la que te encuentres con varias personas o te sientas observado. Ni qué decir si te proponen o has de exponer tu opinión o trabajo en público.

Se trata de un problema de fobia social en la que tu cuerpo se activa, sintiendo varias sensaciones incómodas y desagradables como, por ejemplo, ponerte rojo (eritrofobia), notar los latidos de tu corazón (taquicardia), mareo, temblor, etc. No te puedes concentrar en lo que vas a decir o en la tarea que has de desempeñar y en cambio focalizas tu atención en lo que dirán los demás sobre ti, temiendo que se rían o que noten la vergüenza que estás pasando.

Las técnicas de exposición hoy en día se aplican con herramientas más modernas como son la Realidad Virtual, que facilitan el aprendizaje en un menor tiempo.

Pero como ya he comentado al principio del post, esta fobia, vergüenza o timidez (si no es tan aguda) es aprendida. Tú no eras así y por tanto puedes llegar a vivir estas situaciones, que en la actualidad evitas la mayor parte de las veces, como neutras e incluso placenteras.

Para conseguir este cambio es necesario acudir a un profesional de la psicología para que evalúe y detecte aquellos factores que lo mantienen y te explique cómo se desaprende este miedo. Pero antes, seguramente, también tendrás que mejorar tu autoestima con técnicas que te ayudarán a modificar tu auto concepto y auto imagen, si es el caso, adquiriendo más seguridad en ti.

Encontrar tu propia coherencia y valor, quererte y aceptarte forma parte también del tratamiento. Dejar atrás las comparaciones con los demás, ver el mundo de forma no amenazante y sentirte vivo y feliz de ser como eres te ayudará a conseguir tus propósitos y a alcanzar el bienestar que te mereces.

En el marco de la psicología cognitivo-conductual se utilizan varias técnicas dirigidas a modificar las interpretaciones catastróficas, mejorar tu estilo de afrontamiento y tus habilidades sociales.

Las técnicas de exposición hoy en día se aplican con herramientas más modernas como son la Realidad Virtual, que facilitan el aprendizaje en un menor tiempo. La desensibilización te introduce poco a poco y de forma virtual a diferentes entornos sin salir del despacho, variando el número de personas que te observan y  grados de dificultad. Asimismo, te expone a comentarios en ambientes como la oficina o una amplia audiencia. Las técnicas de relajación y mindfulness pueden complementar el tratamiento.

Teresa Morali. Psicólogo online

Teresa Morali

Especialista en Psicología clínica Col. 4682 Copc

Psicólogo Online

 

Dejar un comentario