Miedo a volar

con No hay comentarios

Cada vez más, los jóvenes optan por irse a trabajar o estudiar a otros países, las parejas visitan destinos exóticos, las grandes empresas exigen a su empleados que se desplacen a otras sedes… Deseamos conocer culturas distintas a la nuestra, o simplemente relajarnos en el otro lado del planeta.

¿Quién no conoce a alguien que no puede viajar en avión o viaja con mucha tensión? Aproximadamente un 20% de la población padece Aerofobia, o miedo a volar.

Lo cierto es que renunciar a un viaje, a un encuentro con alguien que quieres, o a una buena posición laboral tiene un coste muy alto. Sin embargo,¿por qué no se pone remedio?

Normalmente no cambiamos una conducta si no encontramos más beneficios para el cambio que el coste que estamos pagando.

No cambiamos una conducta mientras tenemos beneficios.

Analicemos a modo de hipótesis las ventajas y los inconvenientes de dos posturas, a modo de balance decisional:

SEGUIR IGUAL:

¿Qué pros/beneficios me aporta?

– Me ahorro sufrir sólo por el hecho de tener que plantearme coger el avión.

– Me siento cómodo porque sigo en mi zona de confort.

– Refuerzo la idea de no hacer nada, diciéndome que hay sitios, igual o más interesantes cerca de mi entorno.

– Es a lo que estoy acostumbrado/a y me resulta cómodo.

¿Qué contras/costes me supone no cambiar?

– Renuncio a conocer lugares y culturas distintas.

– No puedo compartir con amigos o pareja un viaje en avión.

– Me resigno a no poder ver a personas que quiero y que viven en el extranjero.

– Renuncio a la posibilidad de mejora laboral o incluso a la obtención de un empleo.

– Me siento incapaz y limitado en una actividad que forma parte del avance de la sociedad.

CAMBIAR:

¿Qué pros/beneficios me implicaría poder coger un avión?

– Posibilidad de viajar a lugares y culturas distintas.

– Compartir con amigos y familiares viajes en avión.

– Visitar a mis seres queridos cuando quiera, en el caso de estar en el extranjero.

– No tener limitaciones laborales por no poder viajar en avión.

– Sentir que he superado un problema, no sufrir más.

– Sentirme capaz de hacer o decidir libremente.

¿Qué contras/costes tendría?

– Implicarme en un programa para vencer el miedo al avión: tiempo y dinero.

– Cambiar es difícil y tendré que implicarme y trabajar en ello.

“Dejar de hacer algo” por evitación  a corto y largo plazo te incapacita.

Te invito a ponerte en marcha en este tema o en otros que te están coartando, haciendo que tu vida tenga el color que quieras.

Teresa Morali. Psicólogo online

Teresa Morali

Especialista en Psicología clínica Col. 4682 Copc

Psicólogo especializado en fobias

 

Dejar un comentario