Trastornos fonéticos y fonológicos en el niño

con 2 comentarios

Trastornos fonéticos y fonológicos en el niñoLas dificultades en las habilidades lingüísticas y en especial en la correcta emisión de las palabras aparecen con mucha frecuencia en niños menores de 6 años. Estos errores son conocidos como dislalias.

El lenguaje es el vehículo natural de la comunicación en el ser humano, su importancia es tan grande que la investigación científica ha demostrado que las estructuras lingüísticas influyen de manera decisiva en las propias estructuras funcionales del pensamiento, por lo que cuanto mejor sea el dominio del lenguaje hablado, mayor será el rendimiento del alumno. No obstante, entre los tres y los seis años de edad, es frecuente que el niño presente ciertos defectos de pronunciación, denominados dislalias, que se derivan de la propia dificultad en la articulación de algunos fonemas y que pueden afectar en su desarrollo en el inicio de la escolaridad.

¿Trastornos fonéticos o trastornos fonológicos?

Trastornos fonéticos:

La dificultad se presenta a nivel de la articulación del fonema aislado. El origen de esta dificultad es una alteración orgánica o funcional de los órganos que intervienen en la producción del habla (lengua, labios, paladar duro y paladar blando). Pueden estar acompañados de frenillo sublingual corto, mala posición lingual y debilidad de los órganos fonoarticulatorios que intervienen en la emisión del lenguaje oral.

En estos casos, la dificultad se centra en la parte motriz o articulatoria y los errores más frecuentes que se producen son:

Sustitución: Un sonido es reemplazado por otro. El niño se siente incapaz de pronunciar una articulación concreta y en su lugar emite otra que le resulta más fácil. Por ejemplo: lata por rata, en este caso sustituye el fonema L por el fonema R.

Distorsión: Sonido distorsionado, se da de forma incorrecta o deformada (ejemplo: cardo por carro). Tanto la distorsión como la sustitución tienen su origen en una imperfecta posición de los órganos de la articulación, o en la forma improcedente de la salida del aire fonador.

Omisión: El niño emite el fonema que no sabe pronunciar. En unas ocasiones la omisión afecta sólo a la consonante (apato por zapato); también puede presentarse la omisión de la sílaba completa (lida por salida); u omitir la consonante cuando existe dificultad para la articulación en los sinfones o grupos consonánticos en los que hay que articular dos consonantes seguidas (ejemplo: libo por libro)

Adición: Consiste en intercalar junto al sonido que no puede articular otro que no corresponde a la palabra. Ejemplos: balanco por blanco, terés por tres.

Inversión: Cambiar el orden de los sonidos. Ejemplo: cocholate en lugar de chocolate.

Trastornos fonológicos:

En el caso de los trastornos fonológicos, la dificultad se encuentra en la producción inapropiada del sonido que se observa en el vocabulario y gramática normal y no a nivel articulatorio, puesto que el niño pronuncia bien las palabras en imitación, pero dentro de su lenguaje espontáneo la sustituye o la omite.

En el siguiente listado podemos observar a qué edades el 90% dela población pronuncia correctamente los fonemas.

3 años: P, T, K, F, CH, M, N, Ñ, L, LL.

4 años: B, R, PL, BL.

5 años: FL, BR, CL, CR, GR.

6 años: D, S, J, RR, PR, FR, GL, TR, DR.

SI observas que tu hijo manifiesta las dificultades descritas, busca la ayuda de un profesional.

Claudia Patricia Álvarez Duncan. Logopeda online

Claudia Álvarez Duncan

Logopeda Col Nº 08-3123

Logopeda online

 

2 Comentarios

  1. martha isabel moreno alvarez
    | Responder

    muy buen articulo felicitaciones a la fonoaudióloga.

  2. Claudia alvarez
    | Responder

    Gracias por su felicitación. Espero que este artículo haya servido para ayudarle. Saludos.

Dejar un comentario